¿Cuáles son los riesgos de una intervención de aumento de mamas?

Home / Consejos / ¿Cuáles son los riesgos de una intervención de aumento de mamas?

En el artículo de hoy vamos a hablar de los riesgos de una intervención de aumento de mamas, pues aunque son mínimos, es importante tenerlos en cuenta antes de someterse a la intervención. Pensamos que es conveniente sopesar la relación riesgo/beneficio antes de decidirse por cualquier procedimiento medicoestético.

Los riesgos de una intervención de aumento de pechos

A continuación, te mencionamos algunos de los problemas que pueden aparecer tanto durante la intervención, como después de la misma:

  1. Alergias

    El problema que más atemoriza a muchas mujeres antes de tomar la decisión de someterse a la intervención tiene que ver con las alergias a la anestesia. Sin embargo, estos problemas son muy raros, por eso no es preciso realizar antes de la operación pruebas de alergia para comprobar si la paciente tiene alguna incompatibilidad a los fármacos que se utilizarán en dicha anestesia. A pesar de su escasa incidencia, el paciente debe exigir a su cirujano ser intervenido en un hospital que cuente con una unidad de cuidados intensivos, para tener a su disposición todos los medios necesarios ante la aparición de cualquier contratiempo.

  2. Hematomas

    Tras la intervención, es normal que aparezcan hematomas, justo debajo de la piel, en la zona de los pechos. La paciente no debe asustarse por ello. Los pechos han sido sometidos a diferentes traumas y es normal que el cuerpo reaccione así. Desaparecerán al cabo de unos días.

  3. Infecciones

    En algunas ocasiones, pueden aparecer infecciones. Sin embargo, el problema se suele resolver con la administración de antibióticos y prácticamente nunca es necesario llegar al extremo de tener que retirar la prótesis temporalmente.riesgos-intervencion-aumento-mamas2

  4. Seromas

    El seroma es un acúmulo de líquido en la cavidad que alberga al implante. Generalmente se debe a causas inflamatorias o infecciosas. Por eso, suele resolverse mediante antiinflamatorios y antibióticos. Sin embargo, aquellos casos que no responden al tratamiento médico, puede ser necesario recurrir a un drenaje por parte del cirujano para retirar el exceso de líquido.

  5. Cicatrización

    Las cicatrices, al igual que cualquier cicatriz en otras áreas corporales, inicialmente están rojas y duras, pero con el paso de los meses, dichas cicatrices mejoran, adquiriendo una coloración blanca, similar a la piel normal, pasando desapercibidas. Durante el periodo postoperatorio es aconsejable “cuidarlas” mediante la aplicación de aceite de rosa mosqueta, diversas cremas cicatrizantes o incluso parches de silicona, los cuales ayudarán a mejorar su aspecto. No obstante, la apariencia final de dichas cicatrices también dependerá de cómo cicatrice cada persona.

  6. Contractura capsular

    La contractura capsular se da cuando el tejido que rodea al implante, como parte del proceso de adaptación al mismo, se encoge y se endurece. En general, esta contractura, si es ligera, no ocasiona mayores problemas. Sin embargo, en los casos más severos, puede deformar las prótesis e incluso provocar dolor en la zona, dando una apariencia poco natural al pecho. No obstante, gracias a los avances en este tipo de intervenciones, tanto en la técnica quirúrgica como en la composición de los implantes mamarios, el porcentaje de mujeres afectadas por este problema es muy bajo.

Los riesgos en una operación de mamoplastia de aumento son mínimos

Como has podido ver, los riesgos de una intervención de aumento de mama son mínimos porque lleva muchos años practicándose, lo cual ha permitido perfeccionar al máximo el procedimiento, reduciendo sus riesgos en gran medida, por lo que es considerada en la actualidad una operación muy segura si te pones en manos de un buen profesional.

Dejar comentario

cirugia aumento de pechopreoperatorio mamoplastia