Cirugía secundaria de senos para problemas frecuentes

Home / Aumento de pecho / Cirugía secundaria de senos para problemas frecuentes

En nuestra clínica estética en Valencia sabemos que algunas de las mujeres que se someten a una operación de aumento de senos necesitan una cirugía secundaria para solucionar algunos problemas que pueden aparecer tanto a corto plazo como a medio o largo plazo. Afortunadamente, son pocas las mujeres en las que aparecen, pero en ocasiones sí pueden requerir una segunda intervención y volver a pasar por quirófano para solucionar el problema. Por ello, hoy te mencionamos algunas de las cirugías secundarias más frecuentes para resolver problemas en los senos.

Contractura capsular

En el caso de que haya una contractura capsular, será necesario llevar a cabo una capsulectomía total, que es un procedimiento consistente en usar la misma incisión por la que se colocó el implante en la primera intervención y retirar tanto la cápsula periprotésica que envuelve al implante como dicho implante.

Tras una limpieza de la zona, se inserta un nuevo implante y se resuelve el problema. Esta intervención se puede llevar en apenas una hora u hora y media y los pacientes pueden volver a su día a día tras un breve periodo postoperatorio.

 

Seroma

El seroma consiste en la acumulación de líquido en el bolsillo que alberga al implante mamario y puede deberse a diferentes factores, aunque en la mayoría de los casos suele ser por una causa inflamatoria o por una causa infecciosa.

Normalmente, lo que se hace es realizar un drenaje del líquido acumulado mediante una punción guiada por ecografía. Además, se acompaña de tratamiento antibiótico por vía oral.

En general, con estas medidas suele ser suficiente para solucionar el seroma. Sin embargo, en aquellas mujeres que no responden de manera satisfactoria a dichos tratamientos no invasivos, pueden requerir una cirugía secundaria mamaria.

 

Rippling

El rippling es un problema que puede observarse en mujeres muy delgadas y que presentan escaso tejido mamario previo a la intervención. Consiste en la aparición de arrugas, ondulaciones y pliegues en la piel de los pechos.

Habitualmente puede ser causado por un déficit de cobertura como comentábamos anteriormente en mujeres delgadas, o al uso de un implante desproporcionadamente grande para el diámetro mamario o la anchura del tórax de la paciente.

El rippling puede resolverse colocando el implante detrás del músculo pectoral mayor si estaba en posición subglandular para mejorar su cobertura o sustituyéndolo por otro de un tamaño inferior.

Rotura protésica

En el caso de la rotura del implante mamario, lo que hay que hacer es un recambio de dicho implante. Básicamente, se trata de una intervención en la que se utiliza la incisión original para acceder, retirar el implante roto y reemplazarlo por un implante nuevo.

En este caso, habría que valorar si se sustituyen ambos implantes una vez que la paciente ya está en el quirófano o simplemente se reemplaza el implante roto. Generalmente,  nuestro criterio es sustituir sólo el implante roto si no han pasado más de diez años tras la primera intervención. Sin embargo, si ya se ha superado la década desde la primera cirugía, lo aconsejable sería reemplazar ambas prótesis mamarias.

No obstante, llegado el momento, es una decisión que debe estar consensuada entre la paciente y el cirujano plástico.

 

Borde del implante visible

En algunos casos, los bordes del implante pueden ser palpables e incluso visibles a través de la piel.

Esto puede deberse a las mismas causas que comentábamos en el apartado del rippling y, por lo tanto, las maneras de resolverlo también son similares.  

 

Laxitud capsular

Para solucionar la laxitud capsular, tenemos que llevar a cabo una capsulectomía parcial tras acceder a la zona en la que la cápsula ha cedido.

Posteriormente, se sitúa la prótesis en su posición correcta y se colocan varios puntos de sutura para reforzar la cápsula periprotésica. Tras esto, se vuelve a cerrar la incisión. No hay ninguna dificultad y todo el proceso se lleva a cabo utilizando las mismas incisiones que en la primera intervención.

 

Doble surco

El doble surco es un problema que se da cuando la paciente tiene una falta de desarrollo de la glándula mamaria en los polos inferiores que pasa desapercibida hasta que se lleva a cabo el aumento mamario. Sin embargo, al aumentar las mamas, se forma un nuevo surco justamente inferior al surco inframamario original.

Para resolver este problema, se debe recolocar el surco inframamario en la proximidad del surco original cerrando parcialmente la cápsula periprotésica en esta zona y/o sustituir el implante por otro de menor tamaño. Es una intervención sencilla y que no entraña ningún riesgo.

 

Deformidad en cascada

La deformidad en cascada es un problema que hace que la glándula mamaria “resbale” por delante del implante. Esto implica que se pierda proyección a nivel del complejo areola-pezón, que pasará a verse más aplanado. Suele observarse generalmente en mujeres que presentan una importante flacidez en su piel.

Para solucionar este problema, se recurrirá a una de estas dos soluciones: realizar una mastopexia, también llamada elevación mamaria, o llevar a cabo el recambio de las prótesis mamarias por otras con mayor proyección, lo cual desplazará hacia arriba el complejo areola-pezón.

 cirugia secundaria de senos problemas frecuentes

Sinmastia

La sinmastia es un problema que aparece por un error en la técnica quirúrgica del cirujano que realizó la intervención o por la colocación de unos implantes de un tamaño muy grande para las dimensiones torácicas de esa paciente. Consiste en la unión de ambas mamas en la zona central, en la región del esternón, desapareciendo el surco intermamario.

Este problema se resuelve reconstruyendo el surco intermamario mediante la colocación de varios puntos de sutura en la cara interna de ambas mamas y/o sustituyendo los implantes mamarios por otros de menor tamaño.

 

Como puedes ver, hay algunos problemas que a veces aparecen tanto a corto como a medio o largo plazo tras someterse a una cirugía mamaria. Afortunadamente, se dan en escasas ocasiones y pueden solucionarse con facilidad mediante una cirugía secundaria de senos siempre que te pongas en manos de un cirujano plástico con experiencia en cirugía de la mama. ¡Esperamos que esta información te haya resultado de utilidad!

¿Te ha resultado útil este artículo? Puedes informarte también sobre:

Dejar comentario

mejor epoca operarse pechoventajas reduccion pecho salud paciente